El principio de mínimo privilegio es el concepto de que a los usuarios se les debe conceder sólo los privilegios que necesitan para realizar sus funciones laborales. Por ejemplo, si un usuario necesita crear un archivo en su cuenta, no se le debe conceder también acceso de escritura al directorio raíz. Este es un componente clave de la seguridad de la información y ayuda a garantizar que un usuario malintencionado no pueda poner en peligro el sistema explotando una vulnerabilidad no parcheada.

Beneficios del mínimo privilegio:

  • Reducción de la superficie de ataque.
  • Impide la propagación de malware.
  • Simplifica las auditorias y el cumplimiento de normas.

Concepto de confianza cero o zero trust

La confianza cero es un modelo de seguridad de red basado en la filosofía de que ninguna persona o dispositivo dentro o fuera de la red de una organización debe tener acceso a conectarse a los sistemas o servicios de TI hasta que se autentique y se compruebe constantemente. En otras palabras, toda conexión puede ser tratada potencialmente como hostil hasta que se demuestre lo contrario.

Beneficios del zero trust

  • Permite mayor autenticación y protección ante usuarios externos.
  • Reducción de daños e infracciones.
  • Acceso seguro desde cualquier lugar.

¿Cómo se relacionan el principio de mínimo privilegio y el modelo zero trust?

Ambos modelos se apoyan en la seguridad basada en la identidad, en la que cada usuario o dispositivo tiene una identidad asignada y su comportamiento puede ser supervisado para detectar actividades sospechosas. Es decir, que el principio de mínimo privilegio es uno de los conceptos centrales para el patrón de zero trust.

Pasos para implementar zero trust en una organización

  • Realizar un inventario y definir cuáles datos, dispositivos y servicios se quieren proteger.
  • Entender cómo interactúan entre sí los recursos informáticos.
  • Una vez comprendido el sistema, crear permisos de acceso.
  • Evaluar los procesos, las tecnologías del personal y sus habilidades.
  • Crear soluciones rápidas y económicas.
  • Crear una propia arquitectura de confianza cero que se adapte a las necesidades de la empresa.
  • Crear y establecer políticas de acceso para los usuarios.
  •  Monitorear la superficie de protección y hacer revisiones frecuentes.

En conclusión, estos modelos pueden aplicarse en cualquier organización con múltiples empleados o departamentos, incluidos los organismos públicos y las empresas. Si un empleado necesita acceder a datos sensibles, por ejemplo, es mejor que no tenga acceso a todo lo demás en la red.


Si estás interesado en conocer más acerca de nuestra oferta de valor y cómo podemos ayudarte a resolver los retos de gestión de servicios de TI en tu organización, te invitamos a conocer todo un nuevo mundo de posibilidades.

En iDric estamos comprometidos con ofrecerte soluciones integrales, de calidad y respaldadas por fabricantes reconocidos en la industria. ¡Contáctanos y descubre lo que podemos hacer por ti!