¿Tienes dudas? ¡Escríbenos!
SUSCRÍBETE
Jaime Martinez
Jaime Martinez

Egresado de la carrera de Ingeniería Cibernética de la Universidad La Salle, cuenta con una Maestría en Tecnologías de la Información en la Dirección de Empresas por parte de la Universidad La Salle, así como un Diplomado en Líderes de Operación por parte del ICAMI Universidad Panamericana. Cuenta con certificaciones en ITIL, CCNA, y en +10 productos de ManageEngine a nivel Expert.

El hacking ético, también llamado de sombrero blanco, hace referencia al modo en que una persona, mejor conocida como hacker, utiliza todos sus conocimientos sobre informática y ciberseguridad para hallar vulnerabilidades o fallas de seguridad dentro de un sistema.

Los hackers éticos son expertos en seguridad de la información que irrumpen en los sistemas informáticos por petición de sus clientes. Se considera ética esta variable porque existe un consentimiento previo por parte de la “víctima”, es decir, el cliente, para detectar las fallas. 

El objetivo de ello es comunicarlas a la organización que los contrata para que sepan qué no está funcionando y emprendan acciones que permitan evitar una catástrofe cibernética, como ser víctimas de robo de información muy importante. 

Los profesionales que se dedican al hacking ético ponen en marcha una serie de pruebas o test, llamados “test de penetración” con el fin de poder burlas las vallas de seguridad de las diferentes organizaciones para poner a prueba la efectividad de los sistemas de seguridad o demostrar sus debilidades. 

En caso de encontrar algún error o alguna vulnerabilidad, el hacker tiene que dar cuenta a la empresa que lo contrató por medio de un informe completo y dar soluciones para mejorar la ciberseguridad de la organización en cuestión. 

A diferencia de los hackers de sombrero negro, estos no hacen daño a las organizaciones, sino que se convierten en una pieza fundamental para ellas, ayudándolas a no ver comprometidos sus archivos o funcionamiento en general. 

¿Qué es un test de penetración en hacking ético?

Dentro del contexto de la informática, el test de penetración es una metodología que consiste básicamente en planificar un ataque a una red o plataforma, sin importar su tamaño, para encontrar vulnerabilidades en ella. 

Para conseguirlo, es necesario simular diferentes patrones de ataque empleando herramientas desarrolladas por métodos de ataque conocidos.

Algunos de los componentes de un test de penetración son:


1. Puertos de seguridad: cortafuegos, programas antivirus, filtros de paquetes, etc. 

2. Elementos de acoplamiento: puertos, conmutadores o routers. Servidores web, de base de datos, de archivos, etc. Equipos de telecomunicaciones. Aplicaciones web de todo tipo.
 
3. Instalaciones de infraestructura: mecanismos de control de acceso. 

4. Conexiones inalámbricas: bluetooth, WLAN, etc.

Generalmente, los test de penetración se clasifican en:


1. Pruebas de caja negra: los especialistas en hacking ético solo tienen a su disposición la dirección de la red, esto quiere decir que se realiza desde el punto de vista de las entradas y salidas que recibe o produce sin tomar en cuenta el funcionamiento interno. 

2. Pruebas de caja blanca: el punto de partida es un amplio conocimiento de los sistemas, como la IP, el software utilizado y los componentes de hardware, es decir, se llevan a cabo sobre las funciones internas.

¿En qué consiste el hacking ético?


El hacking ético consiste en atacar de una forma pasiva el entorno de seguridad que ha creado la empresa que solicita este tipo de servicio.

El objetivo es que el especialista, es decir, el hacker, trate de ponerse en los zapatos de los individuos que, en algún momento, podrían intentar atacar los sistemas o los servidores de dicha empresa. 

Con ello, lo que hace es ver hasta qué punto la seguridad está bien configurada y qué se puede hacer para evitar que cualquier situación de riesgo termine convirtiéndose en un desenlace negativo. 

El hacking ético está enfocado en prevenir cualquier ataque, emulando los diferentes escenarios que podrían ocurrir y demostrar qué se debe hacer o cambiar para que esto no suceda. 

Estos profesionales son, hoy en día, un elemento clave de los negocios, pues solo de esta forma pueden estar seguros de que su información no corre ningún tipo de riesgo. 

El profesional detrás del puesto tiene que actuar desde las filas de la propia compañía o de forma externa después de firmar un contrato de confidencialidad y moralidad laboral. 

El hacking ético te brinda múltiples beneficios.

Algunos de los principales son:

  • Ahorrar dinero en la implementación de sistemas de seguridad eficientes.
  • Impedir catástrofes públicas por ser víctima de algún ataque hacker fuerte. 
  • Organizar y mantener los sistemas de ciberseguridad para evitar filtraciones. 
  • Focalizar las inversiones en seguridad eficientemente y no malgastar en sistemas con fallas. 
  • Concientizar a todos los colaboradores sobre la importancia que supone poner en riesgo los sistemas por el mal uso de contraseñas poco seguras.

La importancia del hacking ético

El papel del profesional en hacking ético es ayudar a las empresas y a las personas a encontrar huecos en la ciberseguridad de sus páginas o plataformas. 

Algunos de los puntos por los que son tan importantes estos especialistas son los siguientes:


1. Proteger software y redes: a través del pentesting o testeo de penetración, estos profesionales pueden determinar en dónde están las debilidades en un sistema o en una aplicación. Esto ayuda a prevenir ciberataques reforzando toda la estructura interna de los sistemas y los servidores con los que cuenta las empresa en cuestión antes de que alguien pueda penetrar en el sistema y poner en riesgo a una organización.

Luego de la detección, por supuesto, deben brindar soluciones y ponerlas en marcha si la organización que los contrató da luz verde. 

2. Cumplir con normativas: generalmente, las entidades financieras y las empresas que fabrican y producen nuevos artículos, como softwares, plataformas o aplicaciones, están obligadas a cumplir con regulaciones para probar sus productos. 

Por ello, es importante contar con el servicio de un hacker ético para testear y poder ofrecer seguridad a todos los clientes o personas que brindarán algún tipo de información confidencial para realizar una transacción con la empresa en cuestión.

3. Estar al día de los nuevos sistemas de penetración: la tecnología no se detiene y, por supuesto, los modos de penetrar en los sistemas de ciberseguridad tampoco.
Los hackers malintencionados todo el tiempo están actualizando y mejorando sus estrategias para infiltrarse en las diferentes plataformas y concretar sus amenazas, por lo que los sistemas deben ser continuamente probados. 

Para poder resistir ataques y mantener la confianza de sus clientes, las organizaciones requieren protección y estar a la vanguardia en cuanto a la seguridad cibernética. 

4. Entrenar la inteligencia artificial: cada vez existen más herramientas automáticas enfocadas en la detección de vulnerabilidades, basadas en inteligencia artificial, las cuales pueden arrojar falsos positivos, es decir, detectan una anomalía que hace que pensar que existe un riesgo cuando no es verdad. 

Esto suele ocurrir de manera frecuente, pero es peor cuando dichas herramientas cometen el error a la inversa, es decir, que no logran detectar los peligros, se pasan por alto y no se procede a una solución. 

Es importante que para evitar estos errores, en conjunto con una herramienta automatizada, se trabaje con un profesional en hacking ético, así puede ir perfeccionando el instrumento para que, en el futuro, el porcentaje de error sea mínimo. 

Conclusión

El hacking ético es una excelente estrategia comercial para prevenir y proteger a cualquier empresa o negocio de ciberataques, sobre todo, en un tiempo en que los ciberdelitos siguen en constante aumento. 

Las pruebas de penetración son ideales para optimizar la seguridad de cualquier tipo de estructura informática, para evitar el hackeo ilegal desde una fase temprana y así no haya riesgos o fallas en los sistemas que afecten la productividad y los objetivos de una organización. 

A través del hacking ético, las pequeñas y medianas empresas pueden tener acceso a conocimientos técnicos de ciberseguridad que no estarían a su disposición de otra manera. 

TE INVITAMOS A CONOCER MÁS DE NUESTROS SERVICIOS DE SEGURIDAD TI:

Pruebas de pentesting
Análisis de vulnerabilidades
Hacking ético
Diagnostico de riesgos
Análisis de impacto al negocio
Diagnóstico de capacidades

Visitas: 106

ARTICULOS RELACIONADOS

¿Buscas una herramienta gratuita de seguridad en la nube?

Mejora tu rendimiento a bajos costos.

cibersecurity seguridad en la nube soluciones cloud Seguir leyendo keyboard_arrow_right
Nov 2020 Visitas: 326

Emails fraudulentos que suplantan entidades bancarias

Nuevas campaña de envío de correos electrónicos fraudulentos.

cibersecurity it security phishing Seguir leyendo keyboard_arrow_right
Nov 2020 Visitas: 420

7 Tips para proteger la nube pública

Protege los datos de tu organización al utilizar proveedores como Amazon Web Services.

ciberataques concientización en ciberseguridad seguridad en la nube Seguir leyendo keyboard_arrow_right
Sep 2020 Visitas: 251

SUSCRÍBETE

attach_money